Centro de pensamiento e investigacion en ciencias sociales

Violencia infantil se redujo en 15 comunidades de Ayacucho gracias a una mejor organización del espacio doméstico

Libro «Entre el rigor y el cariño. Infancia y violencia en comunidades andinas» analiza los factores de éxito de un proyecto ejecutado por la ONG Tadepa con el fin de promover familias saludables y sus efectos en la reducción del maltrato a los niños.

portada-libro-ames
La forma en que se redujo la violencia infantil en los hogares de 15 comunidades de la provincia de Cangallo, en Ayacucho, es analizada en el libro “Entre el rigor y el cariño. Infancia y violencia en comunidades andinas”, de la antropóloga e investigadora principal del IEP, Patricia Ames.
En la publicación se evalúa el impacto que tuvo en estas comunidades el proyecto Allin Wiñanapaq (“Para crecer bien”), una intervención realizada por la ONG Tadepa entre los años 2009 y 2012, con la finalidad de promover familias, escuelas y comunidades saludables.
Entre las diversas acciones del proyecto se llevaron a cabo talleres de capacitación en desarrollo infantil, un plan de mejora familiar con los roles de cada miembro del hogar, la construcción de espacios definidos y adecuados para el juego, así como para la lectura y las tareas, tanto dentro del hogar como en las escuelas y las comunidades.
De otro lado, se intervino en los hogares impulsando la utilización de cocinas mejoradas y refrigeradoras ecológicas. Se promovió el uso de habitaciones diferenciadas entre padres e hijos, y se incentivó el arreglo y orden del hogar con dispositivos sencillos como organizadores de pared fabricados con material reciclado y bordados típicos de la zona. Asimismo, las comunidades fueron involucradas en diversas acciones para la limpieza de las calles, con señalización y tachos de basura en los espacios públicos, entre otras labores dirigidas a crear un entorno de bienestar para los niños.
Mayor organización y mejor distribución de tareas
Tras comparar a las comunidades donde se desarrolló la intervención con otras donde esta no se realizó, la autora encontró que los hogares del primer grupo son percibidos por sus habitantes como espacios más cómodos, saludables y ordenados, lo cual contribuye a disminuir el estrés en las relaciones familiares y con ello las peleas entre ellos.
También se observó que en el primer grupo no se presentan casos de violencia infantil severa ni casos de  negligencia, es decir, por descuidos que ponen en peligro la integridad física y emocional de los niños. Asimismo, se constató que en este grupo hay una mayor conciencia sobre lo que es la violencia doméstica, su carácter de problema público y los graves efectos para el desarrollo de  los niños.
De esta manera, se encontró que uno de los principales aciertos del proyecto es que el trabajo involucró a todos los miembros de la familia en el mejoramiento de sus condiciones de vida, fijando metas compartidas y responsabilidades para cada uno. Así, en aquellas familias donde se logró distribuir las tareas domésticas se produjeron relaciones familiares más positivas con un entorno menos violento para los niños, mientras que en aquellas donde la madre carga todo el peso de las tareas domésticas el efecto es menor.
Adquiere el libro
La publicación está a la venta en la librería de nuestro Fondo Editorial y en las principales librerías del país. También se puede adquirir a través de nuestra Tienda Virtual.