Centro de pensamiento e investigacion en ciencias sociales

“La república plebeya” llegó a Huanta

El libro de la historiadora Cecilia Méndez, publicado por el IEP, se presentó en el lugar donde se gestó el tema central de la investigación: la gran rebelión iquichana contra el gobierno de Simón Bolívar.

El libro de la historiadora Cecilia Méndez, publicado por el IEP, se presentó en el lugar donde se gestó el tema central de la investigación: la gran rebelión iquichana contra el gobierno de Simón Bolívar en 1825.

Con una gran asistencia de vecinos de Uchuraccay y de otros centros poblados de Huanta, se presentó el libro La república plebeya: Huanta y la formación del Estado peruano, 1820-1850, de la historiadora Cecilia Méndez, publicado por el Fondo Editorial del IEP.

El evento se llevó a cabo en la plaza principal del distrito de Uchuraccay el sábado 25 de julio por la mañana. Las autoridades dieron inicio a la presentación en la que participaron el profesor de la Universidad San Cristóbal de Huamanga, Claudio Rojas, quien narró en quechua un resumen del libro; el historiador José Carlos Agüero y la autora del libro, Cecilia Méndez, quienes contaron con un traductor que les permitió dialogar con el público.

Uchuraccay fue sede del cuartel de iquichanos, nombre con el que se designa a las comunidades campesinas de altura de Huanta, que se rebelaron contra el gobierno de Simón Bolívar en 1825. Aliados con curas, hacendados mestizos, criollos y españoles, lograron sostener una sublevación que duró tres años y desestabilizó la naciente República del Perú. Las autoridades agradecieron a Cecilia Méndez por haber realizado este gran trabajo de investigación sobre su pueblo, ya que ahora la historia de los iquichanos podrá ser ampliamente conocida.

La república plebeya analiza la formación del Estado republicano desde la perspectiva de las poblaciones campesinas, cuya mirada no suele ser tomada en cuenta por las narrativas convencionales sobre la independencia y el nacimiento de la república peruana. Cecilia Méndez va a contracorriente de las creencias sobre el rol que tuvieron estas poblaciones en aquella rebelión monarquista, y la posterior incorporación de los insurgentes a las estructuras políticas del estado republicano.

Una nueva perspectiva de la independencia

El interés de Méndez por el tema surgió cuando viajó a Ayacucho para trabajar en la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga entre 1986 y 1987. En esa época, comenzó a indagar sobre la historia de los campesinos de Uchuraccay y de otras comunidades de altura en Huanta, y se dio con la sorpresa de que las fuentes etnográficas coloniales no mencionaban a los iquichanos al igual que lo hacían las fuentes republicanas.

Pero lo que más llamó la atención de la historiadora fue la similitud de opiniones sobre el comportamiento de los campesinos en la rebelión realista de 1825 y el asesinato de los periodistas en Uchuraccay en 1983, a pesar del siglo y medio de diferencia. En ambos casos, la sociedad se resistía a aceptar que los campesinos hayan actuado por motivaciones propias. Con La república plebeya, la autora cuestiona estos planteamientos que les asigna a los campesinos un rol pasivo en los acontecimientos que se suscitaron durante la formación del Estado peruano.

Méndez estudia el apoyo que los rebeldes le daban a la monarquía y su descontento con la república temprana para entender las razones de la rebelión. La autora postula que se subvirtieron las jerarquías étnicas heredadas de los tiempos coloniales, ya que no se formaron grupos que se identificaran con elementos de etnicidad. Por el contrario, los campesinos trataban de defender el estatus que habían recibido de la Colonia y que se veía amenazado por la república criolla.

Esta publicación, editada por el Fondo Editorial del Instituto de Estudios Peruanos (IEP), es una versión revisada y actualizada de The Plebeian Republic, libro galardonado en 2007 con el premio Howard F. Cline a la mejor contribución de historia indígena en América Latina. Puedes encontrarla en nuestra Tienda Virtual.

Fotos: José Miguel Munive