Centro de pensamiento e investigacion en ciencias sociales

[CRÍTICA Y DEBATES] «¿Se ha utilizado el gasto público para promover la reducción de la vulnerabilidad y la atención de emergencias de desastres?», por Cristell Lino y César Contreras

CRISTELL Y CESAR

El Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) ha reportado que el ciclón Yaku ha dejado 7 fallecidos, 1500 damnificados, 10.723 personas afectadas y 1000 hectáreas de cultivo afectadas en 12 días. Cabe preguntarse si estas estadísticas alarmantes pudieron haber sido menores si las autoridades locales hubieran tomado acciones oportunas según sus competencias.

El gasto público municipal se programa con un año de anterioridad; es decir, el presupuesto de 2023 fue planeado en 2022, cuando no se tenía conocimiento del ciclón Yaku. Más aún, empieza un nuevo gobierno local que potencialmente no está de acuerdo con los planes del gobierno local previos, y puede proponer un nuevo plan de desarrollo municipal. Sin embargo, esto no justifica la reducida preparación de las autoridades locales para enfrentar un fenómeno natural, sobre todo cuando se cuenta con antecedentes del fenómeno El Niño el 2017. Este artículo muestra hechos que reafirman que el comportamiento del gasto de las municipalidades ha sido utilizado inadecuadamente antes de 2022.

En 2011 se dispuso el diseño e implementación del Programa Presupuestal Reducción de la Vulnerabilidad y Atención de Emergencias por Desastres (PP 0068). El PP 0068, cuyo objetivo es identificar y realizar intervenciones para la prevención y atención de desastres de origen natural o inducidos por la acción humana, es utilizado como un instrumento de política en el marco de la Política Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres que permite la asignación de recursos y ejecución de gastos en los tres niveles de gobierno (nacional, regional y local) para garantizar que la población se encuentre protegida ante los desastres.

La Ley n.º 27972, Ley Orgánica de Municipalidades, estipula que las municipalidades tienen capacidades para enfrentar el cambio climático mediante la creación y desarrollo del Plan Metropolitano de Contingencia para la prevención y atención de situaciones de emergencia y desastres. Asimismo, pueden realizar coordinaciones con el Comité de Defensa Civil del distrito con la finalidad de promover acciones para la atención de las poblaciones damnificadas por desastres naturales. Asimismo, la ley indica que se podría suspender el cargo de alcalde por no cumplir con las funciones en materia de defensa civil referidas en la Ley n.º 29664.

Para analizar qué tanto se han concretado estas capacidades en el PP 0068 se analizan 463 de las 483 municipalidades que han sido declaradas en estado de emergencia por los decretos supremos n.º 034-2023-PCM y n.º 035-2023-PCM. En el gráfico 1 se observan las 463 municipalidades según el gasto en el PP 0068 y el nivel de vulnerabilidad física ante riesgos de desastres naturales. Este nivel, elaborado por el Ministerio del Ambiente (2011), calcula cuánto riesgo presenta un área ante fenómenos naturales. Las municipalidades pueden tener áreas con distintos niveles de riesgos, pero se ha optado por un promedio agregado por fines prácticos.

Gráfico 1. Vulnerabilidad física y gasto en el PP 0068 en municipalidades declaradas en estado de emergencia por el ciclón Yaku

Fuente: Consulta Amigable del Gasto del Ministerio de Economía y Finanzas. Elaboración propia. Se omite información de los distritos de Cristo Nos Valga (Huarochirí), Huancano (Pisco) y San Pedro de Huancayre (Sechura) en 2018 y Cochas (Ocros) en 2019 porque superan los S/ 1000.

Lo anterior permite obtener los siguientes datos:

  1. Un mayor puntaje de vulnerabilidad física no se traduce necesariamente en un mayor gasto en el PP 0068.
  2. En el periodo 2012-2021, el gasto por persona en el rubro PP 0068 ha sido casi en la totalidad de casos menor a S/ 1000.
  3. El gasto se incrementó ampliamente en 2017 para contrarrestar los efectos del fenómeno El Niño; no obstante, no se mantiene en los años posteriores, en especial en 2018 y 2019.
  4. Ninguna de las 463 municipalidades analizadas ha destinado más del 12% de su presupuesto público a este rubro entre 2012 y 2021.
  5. Se esperaría que después del fenómeno El Niño en 2017 y antes de la pandemia del covid-19 el actuar de estas municipalidades hubiera sido distinto. Sin embargo, 9 de cada 10 municipalidades no destinaron más del 1% del gasto público en el rubro PP 0068.
  6. En este grupo de municipalidades, únicamente se ha ejecutado en promedio el 70% del gasto presupuestado en el rubro PP 0068.

El Estado ha dispuesto el Decreto de Urgencia n.º 029-2023 para permitir variaciones en el presupuesto público y lograr que el gasto público se aproveche mejor en el rubro 0068. Sin embargo, esto no constituye un cambio trascendental en el monitoreo del gasto público, y es indispensable continuar vigilantes y realizar acciones, por ejemplo, mediante la revisión de la Consulta Amigable del Ministerio de Economía. Esta vigilancia también necesita involucrar al Gobierno nacional y los gobiernos regionales porque el PP 0068 es un trabajo articulado de los tres niveles de gobierno. Esto es aún más pertinente porque la comisión encargada del Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (Enfen) ha declarado el estado de alerta por su ocurrencia. ¿Las autoridades locales tomarán esta vez medidas más ágiles para prevenir y atender la emergencia ante los desastres? ¿El gasto público continuará siendo utilizado en mayor parte de forma momentánea sin una visión de sostenibilidad a largo plazo?

 

____________________________________________________________________________________

Referencias

Ministerio del Ambiente (2011). Memoria descriptiva del mapa de vulnerabilidad física del Perú. Herramienta para la gestión del riesgo. Lima: Minam.