Centro de pensamiento e investigacion en ciencias sociales

[ANÁLISIS] Urge extender entrega del Bono Universal de manera focalizada

Carolina Trivelli, investigadora principal del IEP, fue consultada por el diario La República acerca de las estrategias que se deben llevar a cabo para disminuir el riesgo de que las familias peruanas caigan en una situación de pobreza ► https://bit.ly/357TGiy

Colas. Una larga fila de beneficiarios del Bono Familiar Habitacional esperan ser atendidos. Foto: Aldair Mejía / La República

Por: Fernando Cuadros

Es necesario evitar que más peruanos caigan en pobreza, por lo que expertos consultados por La República expresan sus pareceres respecto a extender la entrega del Bono Familiar Universal.

Considerando que se compone de dos tramos, los beneficiarios recibieron S/ 1.520 para subsistir los casi diez meses de emergencia. En un ejercicio matemático simple, cada vivienda recibió apenas S/ 5 por día.

De cara al primer trimestre de 2021, Carolina Trivelli, extitular del Midis, dice que, de intensificarse las medidas sanitarias, hay que pasar a una estrategia más focalizada dado que no hay espacio fiscal suficiente. El mayor riesgo que se corre es que las familias caigan en situación de pobreza y no puedan reengancharse a la reactivación del país; para eso, no solo bastan los bonos, sino también programas sociales como acceso a microcréditos para su capital de trabajo o el soporte de empleos temporales hasta por un semestre.

“Miles de familias se quedaron sin activos para producir o sin mercadería para vender, y no tienen nada que hacer. Tampoco pueden ser dependientes del bono para siempre”, sostiene.

Poco espacio

David Tuesta, exministro de Economía, recuerda que estamos fiscalmente al límite y la recaudación se mantiene estancada, lo que dificulta mantener el reparto masivo de subsidios. “Es comprometer el déficit (fiscal) un punto más. Entre los dos bonos, ambos se acercaron al 1,9% del PBI”, explicó a La República.

Sin embargo, planteó que el bono se enfoque en los peruanos que más lo requieran, y prescinda, por ejemplo, de aquel segmento que ya pudo retirar recursos de su AFP.

“Es relevante pensar en ese bono, pero habría que madurarlo en función a los recursos disponibles. Quizá una salida es que no sea a 8 millones (de familias), sino a 4 millones. Es más, eso da espacio para dar dos bonos para 4 millones, dependiendo de cómo venga el fisco”, puntualizó.

El también extitular del MEF Alfredo Thorne coincide en redirigir la política de ayuda monetaria exclusivamente hacia la población vulnerable en riesgo de caer a la pobreza, y para dicho fin la cartera encabezada por Waldo Mendoza debe ajustar sus recursos, por ejemplo, reasignando el dinero de programas como el Fondo de Ayuda Empresarial (FAE).

Ambos aplauden la disciplina fiscal que esboza el MEF para atender a la población, como sucede con el bono para los pensionistas de la ONP.

A la fecha, el BFU llegó a 1.933.913 hogares en el ámbito rural y representa un progreso del 63% de beneficiarios. En este sector el subsidio alcanzará a poco más de 3,6 millones de hogares.

Finalmente, más de 6,2 millones de viviendas urbanas a cargo del Ministerio de Trabajo ya cobraron. Este número equivale a cerca del 78% del total de hogares asignados.

La Palabra

David Tuesta, exministro de Economía

“Es relevante pensar en ese bono, pero habría que madurarlo en función a los recursos disponibles. Una salida es que no sea a 8 millones (de familias), sino a 4 millones. Dependiendo cómo venga el fisco”.